Tras crear el Trial Indoor en 1978 y organizar el primer Supercross en un recinto cubierto y cerrado en 1990, RPM RACING alumbró una nueva modalidad deportiva bajo techo en el año 2000: el Enduro Indoor.

Con la misma filosofía que la aplicada al trial y al supercross –es decir, popularizar el enduro y acercar a los mejores pilotos del mundo a los aficionados-, el Enduro Indoor de Barcelona ha gozado de una fantástica acogida desde su primera edición.

Dado que el enduro al aire libre es una disciplina offroad cronometrada individual y que una carrera abarca un espacio de decenas de kilómetros, la filosofía del enduro indoor es reunir todos los ingredientes y condensarlos sobre la pista de un pabellón deportivo. La gran novedad es que cada manga o carrera reúne a 14 pilotos a la vez sobre la pista. Pilotos de enduro peleando “manillar contra manillar”: lo nunca visto.

El circuito de un enduro indoor es un pequeño “trozo de infierno” en el que se van sucediendo todo tipo de obstáculos y superficies: zonas de piedras, tramos de arena blanda, pirámides de troncos, balsas de agua, saltos, desniveles… Todo vale para generar una pista de enorme dureza que pone a prueba la técnica y la fuerza física de los pilotos, dos aspectos básicos del enduro (del inglés “endurance”, resistencia). En cierto modo, un circuito de enduro indoor combina la velocidad del motocross en los tramos rápidos de la pista con la destreza del trial en los tramos más lentos y técnicos.

Paralelamente. fabricantes y marcas disponen en el enduro indoor de un escaparate perfecto para mostrar sus productos “en acción” y ante miles de aficionados, cifras impensables de alcanzar en una competición de enduro al aire libre. Y algo que parecía utópico: el enduro es ahora un espectáculo interesante para la televisión.

Esta presencia televisiva y el hecho de correr a escasos metros de los espectadores ha sacado a los pilotos de enduro de su ancestral “casi-anonimato”. Han pasado de competir en solitario y rodeados de silencio a sentir el fervor y la pasión de la grada. El enorme talento de pilotos como Juha Salminen, Stefan Merriman, Mika Ahola, Joan “Nani” Roma, David Knight, Iván Cervantes, Jonny Walker, Taddy Blazusiak o Alfredo Gómez ha dejado de pasar casi desapercibido.

Y, tal y como sucediera con el trial indoor, la Federación Internacional de Motociclismo no tardó en incorporar esta nueva idea de RPM Racing a su calendario oficial, instaurando primero la Copa del Mundo FIM de Enduro Indoor y, poco después, el Campeonato del Mundo FIM de Superenduro, su actual denominación.